Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
25/06/2014

Registran en Uruguay el primer club de marihuana

La Asociación de Estudios del Cannabis del Uruguay (AECU) comenzó el trámite para 
registrar el primer club cannábico del país, que tendrá una matrícula de 300 dólares y una cuota mensual de entre 53 y 66 dólares. 


El club se constituirá en el marco de la ley que pone bajo regulación estatal la producción y la venta de la marihuana, aprobada a fines de 2013. 


La ley dispone que los usuarios registrados ante el Estado puedan 
comprar en farmacias hasta 40 gramos de la droga por mes, aunque 
también establece las alternativas, de manera excluyente entre sí, del cultivo doméstico y la formación de clubes cannábicos. 


Según publica el diario El País de Montevideo, el primer club cannábico ya existía de manera clandestina desde abril de 2013, y la semana pasada empezó a hacer el trámite para entrar en la legalidad. 
De acuerdo a la normativa vigente, los aspirantes a formar clubes de cannabis deben primero presentarse ante el Ministerio de Educación (MEC) para abrir una asociación civil, y con el trámite iniciado recién podrán dirigirse al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), frente al que deberán registrarse los usuarios de la droga en las tres modalidades. 


“El primer club lo formamos con socios de AECU que se registraron 
primero y con los que más lo necesitaban por tener algún problema de salud y que venían recomendados por doctores de alguna mutualista”, dijo a El País la presidenta de la asociación, Laura Blanco. 
La ley votada a fines de 2013 y regulada en mayo precisa tres formas en las que un consumidor puede obtener marihuana: autocultivo (cada persona podrá tener hasta seis plantas o una producción de hasta 480 gramos), clubes de membresía (que podrán tener de 15 a 45 socios y un máximo de 99 plantas) o comprar la que cultivará el Estado (a U$S 1 el gramo con un máximo de diez por semana). 
En el caso del club de membresía registrado por AECU, este tiene el máximo de socios y de plantas permitidas: 45 y 99 respectivamente. 


Su ubicación, en tanto, será secreta “por razones de seguridad”, 
manifestó Blanco, y sólo los socios sabrán donde queda este. 
Blanco advirtió que, según los costos que ellos manejan, la matrícula para entrar en el club debe ser de unos 300 dólares, que se necesitan para comprar el equipamiento inicial necesario para el cultivo de la droga. 
Luego la cuota mensual es de entre 1.200 y 1.500 pesos (unos 53 a 66 dólares), con la que cada socio se asegurará los 40 gramos de 
marihuana por mes, el máximo que permite la ley.


Fuente ElComercial



Arriba