Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
09/04/2014

Si la marihuana fuera legal en Colombia, sería un buen negocio para el país

Tras la legalización de la venta de marihuana para fines recreativos en Colorado, Estados Unidos, el comercio de esta sustancia en ese estadoreportó 5 millones de dólares de ingresos, y se esperan recaudar cerca de 70 millones.


Por eso, y ante las últimos reportes sobre consumo y producción de ‘cannabis’ en Colombia, cabe plantearse la posibilidad de una posible legalización, más si se tiene en cuenta que de una hectárea se puede generar una tonelada de la yerba, con 3 o 4 cosechas al año.


“El negocio es millonario: un kilo de marihuana común, que se vende en el Cauca a 20.000 pesos, lo negocian en las ‘ollas’ de Bogotá a 70.000. Después lo menudean en cigarros que se venden desde mil pesos. A un kilo le pueden ganar medio millón de pesos o más”, informó El Tiempo.


Además, las técnicas de producción se han sofisticado. El coronel Iván Ramiro Pérez, comandante de la Policía de Cauca, explicó que, en el norte de ese departamento, el proceso se hace en invernadero con bombillas que calientan artificialmente el cultivo con el objetivo de acelerarlo, de modo que no se requieren grandes cantidades de tierra, según Semana.


Esa es la razón por la que la cifra de incautación “es mayor a las de hectáreas cultivadas”, agregó la revista.


Una muestra de eso es que en 2013 cayeron 347 toneladas de marihuana, la mayor cantidad reportada desde 1993, indicó El Tiempo de acuerdo con los informes oficiales, y “en 2014 ya van cinco toneladas”, informó a Semana el general Germán Giraldo, comandante del Comando Conjunto Pacífico (CCP).


¿Cómo vamos legalmente?


Respecto a una posible legalización, el mismo presidente Juan Manuel Santos ha debatido sobre el tema en espacios internacionales.


“Cómo puedo decirle yo al campesino que cultiva marihuana en las montañas de Colombia que va a ir a la cárcel por eso, cuando fumar marihuana es legal en los estados de Colorado y Washington”, expresó Santos en un foro sobre drogas en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, a finales de enero.


Sin embargo, sus palabras en esos espacios contrastan con las acciones hechas dentro del territorio colombiano.


“No sólo no ha planteado ninguna reforma significativa a la política antidrogas, sino que ha estado casi completamente ausente de los principales espacios donde ésta se planea a nivel nacional”, resaltó La Silla Vacía tras las palabras del presidente.


La única institución estatal que ha dado un paso al respecto ha sido la Corte Suprema de Justicia al despenalizar el porte de 5 gramos de marihuana en 2012.


Y mientras en Colombia la situación legal parece incierta, en otros países no solo se plantea la legalización, sino su potencialidad como negocio.


Un ejemplo es lo que hizo Patrick Moen, un agente de la DEA que dejó su trabajo para asesorar una compañía en las minucias legales de vender marihuana en Washington.


Moen asegura que en la medida en que se establezcan exitosamente compañías profesionales enfocadas en la ‘cannabis’, los mercados negros desaparecerán.


Fuente Pulzo



Arriba