Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
18/06/2014

Sólida propuesta para legalizar las drogas

El Premio Nobel de Economía 1992, Gary S. Becker, que enseña en la Universidad de Chicago, y el también profesor de economía en la misma universidad, Kevin M. Murphy, dieron a conocer en enero del 2013 su posición sobre la legalización de las drogas en un ensayo que apareció en The Wall Street Journal.


Los economistas estadounidenses plantean que “la despenalización de todas las drogas en EU sería un paso positivo en la dirección contraria a la guerra contra las drogas” y ven como importante que en su país distintos estados hayan iniciado la legalización de la mariguana.


Ellos reconocen que “si bien la legalización del consumo de las drogas tendría muchos beneficios, no bastarían para reducir por sí solos los numerosos costos de la guerra contra el narcotráfico”, porque esos costos “no disminuirían en forma significativa a menos que se despenalizara la venta de las drogas”.


Argumentan que “la completa legalización en ambos lados del mercado bajaría el precio de las drogas, reduciría el papel de los delincuentes en la producción y venta de las drogas, mejoraría la calidad de vida de muchos barrios marginales, incentivaría a más estudiantes de minorías étnicas en EU a terminar su educación secundaria y aliviaría sustancialmente los problemas en México y otros países involucrados en el suministro de drogas”.


Añaden que “también reduciría en gran medida el número de los presos de cárceles estatales y federales de EU y los efectos nocivos que sufren los drogadictos al pasar años en las prisiones. Además, podría ahorrarle algunos recursos financieros al Estado”. Eso que vale para el vecino del norte es evidente que también opera, aun más, para México.


En su visión, “el abaratamiento de las drogas que resultaría con la legalización plena podría provocar un alza en el consumo, pero también llevaría a menores tasas de adicción y, tal vez, a menos drogadictos, al facilitar el acceso a programas de asistencia. Los impuestos sobre la venta de las drogas, semejantes a los que se aplican sobre el tabaco y el alcohol, podrían usarse para compensar parcialmente el aumento causado por la caída de los precios”.


Están convencidos de que “la despenalización tanto del uso como del mercado de las drogas no es fácil de lograr, dado que la oposición a ambas es poderosa. Sin embargo, los efectos desastrosos de la guerra contra las drogas en EU se están volviendo más evidentes no sólo en el país, sino en el extranjero”. La evidencia en México del fracaso de la estrategia de guerra es muy clara.


El ensayo lo terminan proponiendo que “tal vez el esfuerzo combinado de los líderes en diferentes países pueda lograr el impulso lo suficientemente grande para poner fin a este prolongado y altamente destructivo experimento”, que comenzó en 1971; son ya 43 años, con la declaratoria de guerra del entonces presidente de EU, Richard Nixon. El presidente de México, junto a otros mandatarios, debería impulsar esa iniciativa.


Fuente ElEconomista



Arriba