Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
27/06/2017

Un estudio del año 1974 muestra como los cannbinoides ayudan a destruir el cancer

Curación del cancer con cannabis

En el año 1974 un estudio realizado en el Medical College of Virginia, EEUU, mostró como el THC reducía el crecimiento de células cancerígenas en ratones, en pulmones, próstata y leucemia viral, prolongando su vida en un 36%

Por desgracia aunque el estudio fue publicado en revistas científicas el año siguiente la DEA silenció su difusión, conocían los planes por parte de Gerald Ford para prohibir la investigación pública sobre el cannabis dando la exclusividad a las farmacéuticas que lo harían en secreto. A finales de los años 90 una revista especializada en tratamientos para el HIV descubrió la historia y la hizo pública.

Poco después, en el año 2000, el Doctor Manuel Guzmán replicó el estudio confirmando y ampliando los resultados. Demostró que 12 de los 45 ratones utilizados habían vivido entre 19 y 35 días mas que los que no habían recibido el tratamiento. Y lo que es mas importante, 3 de ellos eliminaron de su cuerpo totalmente el cáncer.

Para el Dr. Ethan Russo, neurólogo y autoridad mundial en cannabis terapéutico, el estudio de Guzmán es de gran importancia: "El cáncer ocurre porque las células se inmortalizan, y no consiguen captar las señales para parar el crecimiento. Una función normal de remodelamiento del cuerpo requiere que las células mueran de forma espontánea. Esto se llama apóptosis o muerte celular programada. Ese proceso no funciona en los tumores. El THC promueve su reaparición de manera que los gliomas, leucemias, melanomas y otro tipo de células, de hecho facilitarán las señales, frenará la división celular y morirán. Pero esto no es todo, la otra forma en que los tumores crecen es por medio de asegurarse  de que se nutren: envían señales para promover la angiogéneses, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Los canabinoides desactivan esas señales también, es realmente increible y elegante".

El Dr. Russo en su artículo nos comenta también que: "los canabinoides son usualmente bien tolerados, y no producen los efectos tóxicos generalizados de las quimioterapias convencionales".

La cuestión es ¿Porqué no hay un seguimiento mediático de un estudio de tal importancia? generalmente  cualquier avance en la lucha contra el cáncer se hace eco en todos los medios de comunicación intentando llegar a toda la población.

Parece obvio que estos estudios amenazan la prohibición del cannabis y podrían abrir una puerta inicial a su legalización terapéutica. La cuestión es porqué ¿porqué ese intento continuo por parte de las administraciones públicas de todo el mundo de ocultarlo? bueno, entraríamos en el apartado de las conspiraciones, de los poderes en la sombra, etc.

No podemos saber las verdaderas razones por las que una planta con tantas propiedades terapéuticas es ignorada y prohibida siendo de uso médico habitual otras muchas mas perjudiciales, adictivas y con grandes efectos secundarios.

Suponemos que gracias al proceso de legalización que se está produciendo en EEUU, su mas acérrimo perseguidor, y de la pleitesía que le rinden el resto de los países satélites que giran en torno a sus políticas, todos  iremos descubriendo las propiedades, terapéuticas, lúdicas y también su peligros y contra indicaciones.






Arriba