Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
14/06/2014

Una pequeña probada empirica de los beneficios de legalizar la marihuana

 

Más allá de ideologías, de orientaciones políticas, o de circunstancias culturales, la llamada “guerra contra las drogas”, resulta hoy estadísticamente indefendible. Los nefastos resultados obtenidos luego de décadas de haber iniciado, y tras invertir miles de millones de dólares en esta lucha, los números son tajantes: el mercado negro de sustancias es hoy más poderoso que nunca, los índices de consumo no solo no han disminuido, sino que hoy existen más consumidores que nunca en la historia, y los daños colaterales de esta campaña mundial son múltiples: miles de personas encarceladas, países sumergidos en violencia, instituciones financieras coludidas con la mafia, etc.


Pero independientemente de enfatizar en estas cifras, de revisarlas una vez más y de indignarnos por una política ineficiente y altamente costosa, existen, un paso más allá, casos aún aislados de países o entidades que han decidido aventurarse y experimentar con la legalización. El caso de Colorado, en Estados Unidos, se une a los referentes anteriores, por ejemplo el caso de Portugal, y a un año de haberse puesto en marcha la legalización de la marihuana, tanto medicinal como recreativa, la experiencia comienza a arrojar data digna de considerarse.


Para analizar las consecuencias de esta medida en Colorado, si tomásemos como muestra el pasado mes de marzo, comprobaríamos que tan solo en el mercado de cannabis para fines recreativos, se generaron ventas por 19 millones de dólares, de los cuales, el 10% (1.9 millones) corresponden a impuestos, es decir, es dinero que va directamente a las arcas del gobierno local. Esta recaudación extra será destinada, según lo estipulado, a instalaciones educativas.De acuerdo con estimaciones de PolicyMic, en 2014 se recaudarán, por esta actividad, por lo menos 30 millones de dólares –aunque hay quienes advierten que superarán los 50 millones.  A principios de año el congreso local calculó la recaudación en aproximadamente 33 millones y acordó emplearlos exclusivamente para educación pública.


Otro indicador destacable, y que contradice a muchos de los críticos de la legalización, es la criminalidad. El número de delitos registrados en la entidad, durante el primer tercio de este año,disminuyó en un 10.6% con respecto al 2013. Además, hay menos nuevos reos en las prisiones, se han generado nuevos empleos, y los jóvenes tendrán acceso a mejores instalaciones educativas. Y aunque es cierto que aún es temprano para celebrar, los datos obtenidos hasta el momento sugieren exactamente lo contrario a las estadísticas alrededor de la guerra contra las drogas: la medida funciona.


Si bien no se trata de volcarse a un carnaval viral de legalización, casos como el de Colorado justifican, por lo menos, que gobiernos alrededor del mundo consideren esta ruta con programas piloto o descriminalizaciones reguladas. Ya vamos tarde, muy tarde, pero afortunadamente los pocos argumentos en contra de la legalización son hoy más vulnerables que nunca.


 

Fuente Pijamasurf



Arriba