AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
26/08/2019

EL CANNABIS PARA EL DOLOR CRÓNICO

English below

EL CANNABIS PARA EL DOLOR CRÓNICO

Un grupo de investigadores de la Universidad de Nuevo México (UNM) ha concluído que el consumo de cannabis reduce hasta en tres puntos el dolor crónico, que afecta a más del 20% de la población adulta, causado por diferentes condiciones de salud con escasos efectos secundarios, lo que supone una alternativa efectiva al uso de opioides como tratamiento para estas afecciones.

El estudio, publicado en la revista "Complementary Therapies in Medicine", ha observado que el mayor efecto analgésico se daba en aquellas personas que consumieron cogollos secos de cannabis con niveles elevados de tetrahidrocannabinol (THC). Por su parte, el cannabidiol (CBD), mostró poca asociación con los cambios en la intensidad del dolor.

En este sentido, Jacob Miguel Vigil, uno de los investigadores principales del estudio, ha explicado que además del THC el cannabis tiene otras sustancias beneficiosas con propiedades analgésicas, como terpenos y flavonoides.

De esta forma, el equipo ha puesto de relieve que el cannabis es un medicamento seguro y eficaz para aliviar el dolor. No obstante, han advertido que su consumo puede conllevar riesgos a corto plazo como la adicción o las deficiencias en el funcionamiento cognitivo y conductual, por lo que "puede no ser eficaz para todos".

A pesar de estos riesgos, los hallazgos han mostrado un beneficio en el 95 por ciento de las sesiones de administración de cannabis y en una amplia variedad de tipos de dolor. Además, el cannabis con niveles elevados de THC incrementan el estado de ánimo y ajusta las demandas atencionales, distrayendo a los pacientes de las sensaciones de dolor.

Así, Vigil ha concluido que en comparación con los riesgos negativos que supone para la salud el consumo de opioides, "el cannabis puede ser una alternativa efectiva para los pacientes", ya que puede ayudar a revertir los síntomas causados por el uso crónico de opiodes, como una peor calidad de vida, aislamiento social, menor funcionamiento inmunológico o morbilidad temprana.

Para el desarrollo del estudio el equipo se basó en la información recopilada con "Releaf App", un programa de "software móvil" desarrollado por el equipo, que permite a los usuarios de cannabis monitorear a tiempo real los efectos de los productos elaborados con este compuesto.

Desde su lanzamiento en 2016, la aplicación ha permitido educar a los pacientes sobre cómo los diferentes tipos de productos, métodos de combustión y subespecies de cannabis afectan al nivel de gravedad de sus síntomas. De esta forma, proporciona al usuario nuevas alternativas de medicamento y los resultados clínicos de estas opciones.

-------

CANNABIS FOR CHRONIC PAIN

A group of researchers from the University of New Mexico (UNM) has concluded that cannabis use reduces chronic pain by up to three points, which affects more than 20% of the adult population, caused by different health conditions with few effects side effects, which is an effective alternative to the use of opioids as a treatment for these conditions.

The study, published in the journal "Complementary Therapies in Medicine", has observed that the greatest analgesic effect occurred in those who consumed dried cannabis buds with elevated levels of tetrahydrocannabinol (THC). On the other hand, cannabidiol (CBD), showed little association with changes in pain intensity.

In this sense, Jacob Miguel Vigil, one of the principal investigators of the study, has explained that in addition to THC, cannabis has other beneficial substances with analgesic properties, such as terpenes and flavonoids.

In this way, the team has highlighted that cannabis is a safe and effective medicine to relieve pain. However, they have warned that their consumption may entail short-term risks such as addiction or deficiencies in cognitive and behavioral functioning, so "it may not be effective for everyone."

Despite these risks, the findings have shown a benefit in 95 percent of cannabis administration sessions and in a wide variety of pain types. In addition, cannabis with elevated THC levels increases mood and adjusts attention demands, distracting patients from pain sensations.

Thus, Vigil has concluded that in comparison with the negative risks posed to the health of opioid consumption, "cannabis can be an effective alternative for patients", since it can help reverse the symptoms caused by chronic opioid use. , such as a worse quality of life, social isolation, lower immune functioning or early morbidity.

For the development of the study the team relied on the information collected with "Releaf App", a "mobile software" program developed by the team, which allows cannabis users to monitor in real time the effects of products made with this compound.

Since its launch in 2016, the application has allowed patients to be educated on how different types of products, combustion methods and cannabis subspecies affect the level of severity of their symptoms. In this way, it provides the user with new medication alternatives and the clinical results of these options.



Arriba