AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
07/10/2013

Absurda patente del Gobierno Federal de EEUU sobre cannabinoides de la marihuana



EEUU.- Con el pretexto de que la marihuana no tiene aplicación medicinal, el gobierno federal norteamericano ha mantenido una patente sobre cannabinoides de la marihuana en los últimos 10 años , mientras los arrestos por marihuana en todo el país siguen aumentando.

Independientemente de la razón el 7 de Octubre del 2013 se conmemorará el 10 aniversario de uno de los documentos más conflictivos en la historia sórdida de la ley de propiedad intelectual en EE.UU. , la patente de EE.UU. # 6,630,507 es demasiado hipócrita para creersela , hasta que se se ve su autor, el gobierno federal de EEUU.

En algún momento a finales de 1990 el gobierno federal de Estados Unidos, que definió que el cannabis no tenía “ ningún uso médico aceptado actualmente para tratamientos ”, decidió llevar a cabo una patente sobre la marihuana medicinal. En el 2003 se plasmó oficialmente en los libros. Bajo el título “ cannabinoides como antioxidantes y neuroprotectores” , La investigación fue tan explícita como lo fue completa,  los cannabinoides, compuestos orgánicos dentro de la planta del cannabis , se ha encontrado su utilidad en el tratamiento del daño cerebral como resultado de un derrame cerebral, en la conmoción cerebral, enfermedad de Alzheimer, el VIH el síndrome de desgaste, la demencia e incluso la enfermedad de Parkinson. Los autores emplearon toda la jerga técnica evasiva posible para confundir a las masas, pero las ramificaciones medicinales permanecieron inconfundibles.

Tomando nota del escrito “son objeto de investigación para proporcionar una nueva clase de fármacos antioxidantes que tienen una aplicación particular como neuroprotectores, a pesar de que son generalmente útiles en el tratamiento de muchas enfermedades asociadas a la oxidación.”

Después de décadas de denunciar a la marihuana como droga de entrada, ¿que posibles motivos podría tener el gobierno de EEUU en ser dueño de una patente sobre un “medicamento” que siempre hemos asumido que se dedicada a erradicar?

En EEUU hay gente que piensa que sería fácil asumir que este es un esquema corporativo muy típico, en el que las grandes empresas conspiran con gran gobierno para obtener una ventaja financiera en el mercado lucrativo de la marihuana medicinal. En el 2011, dispensarios de marihuana medicinal fueron allanados por el Departamento de Justicia, el NIH ( la Oficina tecnológica concedió la licencia en exclusiva para la comercialización de la patentes 66.305.072 a una compañía farmacéutica con sede en Nueva York. Con su acuerdo previamente acordado con el gobierno federal, a Kannalife, Inc., se le dio la “luz verde” para utilizar la concesión de la patente para el tratamiento de la encefalopatía hepática, una enfermedad neurológica que se cree que es el subproducto de la insuficiencia hepática inducida por el alcohol.

Algunos creen que esto sugiere que el gobierno federal norteamericano tiene la intención de ordeñar su patente, vendiendo poco a poco a los ofertantes, los acuerdos de intermediación más altos con varias compañías farmacéuticas con mucho dinero y en su propio beneficio economico.

O simplemente podría representar algo más profundo, más amplio y más siniestro. Tal vez la patente # 6630507 representa una póliza de seguro, una cláusula de escape, si se quiere para el complejo médico industrial que deben buscar pastos mas “verdes” a sus pacientes. Suponiendo que la marihuana medicinal, finalmente llegará a la masa crítica, o disfrutase de la legalización federal de pleno derecho, las autoridades aún podían seguir a los cultivadores y fumadores por violar la ley de patentes de marihuana, perpetuando así el paradigma farmacéutico actual y los beneficios que van junto con el.

Publicado en  Marijuana



Arriba