Noticias

Compartir en Facebook Compartir en Twiter Compartir en Menéame Compartir en Linkedin Suscribirse a nuestra RSS

Así está Portugal a 14 años de despenalizar las drogas




En 2001, Portugal modificó el marco legal del uso de drogas y prácticamente eliminó los cargos criminales contra las personas que estuvieran en posesión de sustancias “ilegales”, desde marihuana hasta heroína, pasando por una infinidad de fármacos.


Al despenalizar las drogas se temió que el país se hundiera en una crisis de salud y eso repercutiera en otros sectores productivos de la sociedad, algo que no ha sucedido hasta el momento según los números oficiales en diversos indicadores a nivel nacional.


Después de muchos problemas relacionados con adicciones y una población en dificultades de salud en los años ’70 y ’80, el Gobierno tomó la polémica decisión de despenalizar las drogas, que un principio se vio como una medida desesperada pero con el paso de los años parece haber sido una determinación apropiada dada las circunstancias.


Los datos oficiales registran que la cantidad de personas que ha utilizado drogas en Portugal es alta pero no así las personas que todavía las usan diariamente o que hayan consumido alguna sustancia en el pasado reciente:



syi3ectq1hizrb51ytabiqvs61r5hfa5pmidkxrf72m5glzvve5rt2psuxooiln4-590x323



 

El efecto de despenalizar las drogas ha sido un poco similar al de la psicología inversa. Como ya no es algo prohibido, no se le ve ningún beneficio y se es más consciente de las posibles consecuencias. De hecho, la población entre 15 y 24 años ha disminuido su inclinación al uso de drogas, lo que resulta fundamental para los buenos números generales.


En el 2001, año en el que se tomó la decisión de despenalizar las drogas en Portugal, las muertes provocadas por el abuso de estas sustancias han bajado de forma clara y constante, en otro aspecto positivo de la resolución gubernamental en aquel entonces:



trly2yvtiwi9uz5ixabemtimx0minsihj37j0myrmcem33y6xstz1y7fxortrdnd-590x314

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque no ha sido una solución definitiva, al menos el Gobierno portugués ha frenado el proceso de “intoxicación” que vivía el país hace unas décadas y el futuro luce prometedor, todo a partir de una medida que parecía arriesgada en su momento.


La realidad portuguesa abre el debate en otros países sobre la cuestión de despenalizar las drogas, aunque muchos tienen temas culturales muy arraigados que les haría difícil llegar a una resolución similar para buscar un mejor panorama en esta situación.  Por Julio Mendez



FUENTE Opinza