Noticias

Compartir en Facebook Compartir en Twiter Compartir en Menéame Compartir en Linkedin Suscribirse a nuestra RSS

LÍBANO, LEGALIZA EL CULITIVO



En Julio de 2018 se presentó un proyecto de ley al parlamento libanés el cual proponía la legalización del cultivo medicinal. Este proyecto de ley finalmente fue aprobado el día 26 de este febrero pasado.
Aunque, el proyecto de ley ahora aprobado es muy estricto sobre cómo se regula la producción y el cultivo,  al menos ya se ha dado el ansiado primer paso hacia la legalización del cannabis en el país mediterráneo oriental.

Serían las compañías farmacéuticas las encargadas de proporcionar las semillas. Estos cultivos se llevarían a la practica en el Valle de la Becá, habrán inspecciones durante el periodo de cultivo para asegurarse de que no hubiesen desvíos. Esta zona del Líbano es muy conocida por su gran producción y calidad, siendo su hachís uno de los más solicitados. 

Según la ONU el Líbano es uno de los cinco mayores países del mundo en cuanto a producción ilegal de esta planta. Con todas estas medidas, se espera que la legalización del cultivo y su producción apuntale la economía local y sea una fuente de riqueza y de puestos de trabajo con futuro.

Evidentemente, los políticos han expresado su entusiasmo por legalizar la producción de la planta. El legislador Antoine Habchi afirma que esta es una oportunidad para que los agricultores vuelvan a tener el control de su cultivo y no se beneficien las redes de narcotráfico.

El gobierno libanés contrató hace un par de años a la consultora McKinsey & Company para evaluar su economía y hacer una serie de recomendaciones para apoyar el crecimiento económico. Una de estas recomendaciones , fue precisamente la legalización del cannabis.

Una gran parte de la población del valle de la Becá depende de estos cultivos para subsistir y la medida legalizadora ha sido muy bien recibida por sus gentes.

Después de muchos años siendo perseguidos por estos cultivos ilegales, la nueva noticia ha hecho respirar un ambiente de alegría después de décadas de represión y persecución.

     LUPA RUBRA


In July 2018, a bill was presented to the Lebanese parliament which proposed the legalization of medicinal cultivation. This bill was finally approved on the 26th of last February.
Although, the bill now passed is very strict on how production and cultivation are regulated, at least the long-awaited first step towards the legalization of cannabis in the eastern Mediterranean country has already been taken.

The pharmaceutical companies would be responsible for providing the seeds. These crops would be put into practice in the Becá Valley, there will be inspections during the cultivation period to ensure there were no diversions. This area of ​​Lebanon is well known for its great production and quality, with its hashish being one of the most requested.

According to the UN, Lebanon is one of the five largest countries in the world in terms of illegal production of this plant. With all these measures, it is expected that the legalization of the crop and its production underpin the local economy and be a source of wealth and jobs with a future.

Obviously, politicians have expressed their enthusiasm to legalize the production of the plant. Lawmaker Antoine Habchi says that this is an opportunity for farmers to regain control of their crops and not benefit from drug trafficking networks.

The Lebanese government hired the consulting firm McKinsey & Company a couple of years ago to evaluate its economy and make a series of recommendations to support economic growth. One of these recommendations was precisely the legalization of cannabis.

A large part of the population of the Becá Valley depends on these crops for subsistence and the legalization measure has been very well received by its people.

After many years of being persecuted for these illegal crops, the new news has breathed an atmosphere of joy after decades of repression and persecution.

    LUPA RUBRA